Enter your keyword

PuroPellet: “Una nueva era para el futuro”

PuroPellet: “Una nueva era para el futuro”

En la búsqueda de una forma distinta de ver el mundo, un emprendedor maulino y PuroPellet han apostado todas sus fichas para educar a los habitantes de la región para acopiar uno de los desechos más comunes y masivos de nuestras ciudades, el plástico. Tras su procesamiento, éste vuelve en forma de adoquines reciclados para servir de base a pisos de muchas viviendas que hoy cobijarán al nuevo ciudadano de la región, uno que debiera vivir en mayor sintonía con el medioambiente.

Desde que un veinteañero joven norteamericano llamado Gary Anderson creara el  logotipo universal del reciclaje a principios de los setenta, pocas veces había tomado tanto sentido el concepto que conforma dicha gráfica. “Reusar, Reducir y Reciclar”, las tres erres representadas en dicho logo, donde un anillo de Möbius asume por sí mismo una forma de triángulo, hoy en el Maule se torna una realidad. Gracias a la maravillosa labor de un  esforzado hombre de la región y la desinteresada ayuda de PuroPellet, empresa que creyó en su sueño y que hoy es parte de un novedoso proyecto medioambiental, hoy reciclar en la región, es mucho más que darle nueva vida a algo que se desecha.

“Necesitamos un cambio de mentalidad, una nueva forma de ver el mundo”, señala Sebastián Cornejo, el artífice de “Nueva Era”, un revolucionario proyecto ambiental que se fortalece día a día en el Maule, el cual se sustenta en un nuevo foco de ver nuestro planeta, que no basta simplemente en reutilizar lo que se bota, sino que tiene un sentido mucho más profundo, donde el buscarle nuevos usos a emociones, sueños y anhelos, es la base para lograr un mundo mejor. Para su creador, “Nueva Era” pretende generar un cambio de chip entre las personas -especialmente en los niños- con tal de lograr un mejor lugar que heredar a las futuras generaciones, donde el rol de PuroPellet ha sido fundamental.

Reciclar, una sucia moda

Con un pasado de reciclador de esfuerzo, Sebastián Cornejo siempre vio el mundo como un lugar donde todo podía reaprovecharse. Sin embargo, sabía que algo mal estábamos haciendo, ya que se seguía albergando desechos de todo tipo, a pesar de las buenas intenciones de unos pocos por limpiarlo. “Yo sentía que la palabra reciclaje la ensuciaban mucho y que en la mayoría de los casos era simplemente una moda pasajera o algo meramente comercial”, señala este emprendedor medioambiental. “Por eso desde siempre mi sueño fue practicar un reciclaje que naciera desde el corazón, que la gente se levantara todos los días con ganas de hacer bien las cosas, de vivir en una ciudad limpia, de aprender a hacer comunidad, para así tener una mejor región  y un mejor país”, señala.

Limitado desde siempre por la falta de recursos, Sebastián Cornejo reconoce que el camino no fue fácil para dar vida a “Nueva Era”. “Carecía absolutamente de recursos económicos, pero era millonario en deseos de hacer algo distinto. Con un Maule ahogado en basura de todo tipo, como reciclador profesional Cornejo no tardó en darse cuenta que a pesar de todos los esfuerzos que se hicieran, del ciento por ciento de desechos que se reciclaban, al final del día solamente se podía aprovechar el veinte por ciento de ellos. El ochenta restante simplemente se perdía, ya que no había ni la tecnología, ni la voluntad de las empresas y actores por darle un nuevo uso a todo lo que se eliminaba. Como resultado, el medioambiente se ensuciaba tanto o más en nombre de un supuesto reciclaje, que más que algo concreto, casi se tomaba como una moda pasajera. Y era esto lo que precisamente él quería cambiar.

Y su tozudez, no fue en vano. Fue en el 2018 cuando “Nueva Era“ se ganó el primer puntaje regional en innovación de Sercotec, ocasión que Sebastián Cornejo aprovechó para acercarse a PuroPellet, presentándole su proyecto a su gerente general, Ramiro Plaza, quién tras estudiarlo y conocerlo, se conectó totalmente con él y en perfecta sintonía le ofreció de inmediato recursos financieros para asegurarle una marcha blanca exitosa. Así nació una relación simbiótica entre ambas partes, que ha dado excelentes visos de seguir creciendo en el futuro, porque está fundada básicamente en buscar lo mejor para la región en materia de sustentabilidad ambiental, sello que los marca a fuego en esta búsqueda de un lugar mejor para vivir.

La ayuda de PuroPellet llegó rápida y certera para este proyecto. Primero fueron los jardines y  colegios maulinos, donde el trabajo con los niños es piedra filosofal de “Nueva Era” educándolos para este cambio de mentalidad que tanto habla su creador. Luego estos recursos se tradujeron en la donación y masificación de sus contenedores por toda la región, mismos que tal vez hoy no acopian todo lo que se quisiera en materia de desechos a reciclar, pero que sin duda están marcando tendencia en la forma cómo se está llevando este tema en la Séptima Región.

Focalizar, es la clave

En contraste con lo que hoy existe en materia de reciclaje en muchas ciudades de Chile, en el Maule el proyecto “Nueva Era” prefirió centrarse en un gran ítem, que tal vez es el más sensible de todos al momento de reciclar…el plástico. Es por ello que sólo acopia productos de este tipo, en todas sus formas, botellas, bolsas, cajas, lo que sea. Y lo hace a través de distintos contendedores dispuestos en diferentes ciudades maulinas, donde reúne diariamente más de seiscientos kilos de plástico, cuya gran diferencia a lo que ocurre con sus similares de otras partes del país, es que aquí nada se desecha y se aprovecha todo lo que se recibe.

¿Cómo se logra este milagro…? Simple, gracias a una máquina traída de China que significó una inversión de más de siete millones de pesos, que previamente fue adaptada para picar polímeros a cero costo por la empresa Rodimac, recicla todo el plástico que allí se deposita, transformándolo en novedosos adoquines reciclables (producto que ha tenido una gran acogida en otros países, pero que en Chile no existía), iniciativa que cuenta con la asesoría profesional de Inacap en la parte técnica, que viene hace tiempo estudiando y trabajando en su debida certificación y que hoy se usa como base de piso para viviendas de todo tipo.

El adoquín de piso reciclado de plástico, producido por el proyecto “Nueva Era”, tiene varias ventajas frente a los tradicionales de cemento, ya que posee  características de mayor resistencia y durabilidad, ya que no se desintegra fácilmente por el medio ambiente. La idea es poder incursionar en todo tipo de viviendas sociales y que más adelante el proyecto evolucione en una empresa de materiales alternativos para construcción. Y todo gracias al plástico desechado por los maulinos.

“Hemos tenido una maravillosa experiencia visitando colegios y enseñándole a los escolares del Maule las razones de por qué debemos reciclar y cuidar nuestro medioambiente” señala Sebastián Cornejo. “Son los más pequeños los más motivados para aprender a reciclar y le traspasan esas ganas de ayudar al medioambiente a sus familias, con lo cual creemos que estamos haciendo bien la pega”, indica. Pero no todo queda ahí. En las charlas educativas que tiene además con la gente humilde, con los empresarios, con todo aquel que quiera escuchar una palabra distinta, “Nueva Era” está aportando un poderoso grano de arena para cambiar esta mentalidad y dejar para siempre de hacer mal las cosas como al parecer hoy se está realizando en el tema medioambiental.

“Hace algún tiempo -recuerda Sebastián Cornejo- presente un video a Corfo, donde les mostraba cómo en muchos caminos rurales y ríos de la región, estamos invadidos por la contaminación de desechos  plásticos que la gente bota sin importarle nada. Eso es una completa falta de conciencia y es lo que con este proyecto Nueva Era queremos cambiar y es en lo que estamos trabajando exitosamente hasta el momento”, indica este maulino de pura cepa. “Y sin la ayuda técnica y económica de PuroPellet, Nueva Era jamás habría podido concretarse.  Por eso estoy tremendamente agradecido con la empresa y su gente por haber más que creído en mí, haberlo hecho en un proyecto con el que sé que vamos a cambiar la forma cómo hoy se recicla en el Maule. Estoy seguro de ello”.

Es un aporte más de Puro Pellet, combustión limpia para el Maule.